El Dillian Whyte vs Joseph Parker hace tronar a otros mastodontes -Con el anuncio oficial del combate entre el jamaiquino Dillian Whyte (23-1-0, 17 KOs) y el neozelandés Joseph Parker (24-1-0, 18 KOs), señalado el 28 de julio, en Londres, otros púgiles también de la división pesada destaparon los tambores de la guerra, en rechazo a ese acuerdo.

Al darse a conocer la noticia, dos de los primeros en expresar su disgusto fueron el búlgaro Kubrat “La Cobra” Pulev y el zurdo cubano Luis “King Kong” Ortíz, quienes aguardaban una respuesta positiva del caribeño Whyte, asentado desde hace años en el distrito de Brixton, en el sur de Londres.

Tras la firma del contrato, David Higgins, promotor de Parker, no perdió oportunidad en lanzar campanas al vuelo sobre lo trascendental del enfrentamiento para la carrera de ambos boxeadores.

“Esta será una de las peleas más interesantes del año en la división pesada”, dijo Higgins a medios británicos. “Whyte golpeó fuerte a (Anthony) Joshua y Parker es el primer hombre en llevarlo hasta los 12 asaltos. No hay dudas que el ganador debe convertirse en retador obligatorio del campeón”.

A renglón seguido, destacó las virtudes de uno y otro: “Dillian es un buen boxeador que arriesga mucho. Es increíblemente peligroso y se pudo apreciar en la forma en que noqueó en seis asaltos al australiano Lucas Browne, en marzo pasado. Joseph tendrá que lidiar con un ataque físico y verbal, pero se encuentra verdaderamente preparado para el crucial desafío”.

Parker, de 26 años, cayó por unanimidad ante el inglés “AJ” Joshua, el 31 de marzo, en el Principality Stadium, de Cardíff, Gales, donde el vencedor retuvo las fajas de la Federación Internacional (FIB), la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Internacional (OIB), en tanto el derrotado cedía en su tercera defensa, la correspondiente a la Organización Mundial (OMB).

Al conocer el acuerdo, Pulev ofreció una rueda de prensa, en la que evidenció su malestar por el pleito Whyte-Parker.

“Son manipuladores extremos y simples esquizofrénicos”, afirmó Pulev. “No puedo creer lo que estoy escuchando y qué manera tan grosera eligieron para escapar (de la pelea), después que Epic Sports (en representación de Pulev) ganó la subasta con una bolsa total de $ 1,5 millones, el doble de la oferta de Eddie Hearn (de Matchroom Boxing, promotor de Whyte). Esperaba que Whyte y Hearn huyeran, pero no esperaba que fueran tan idiotas al respecto”.

Pulev (25-1-0, 13 KOs) derrotó unánime al estadounidense Kevin “Kingpin” Johnson, el 28 de abril, en Sofia, donde disputaron el cetro pesado Intercontinental de la Asociación Mundial (AMB).

El único fracaso de Pulev en las filas rentadas, ocurrió el 15 de noviembre de 2014, a manos del ex campeón mundial y ya retirado ucraniano Wladimir Klitschko, quien le puso a dormir en quinto asalto, en la discusión del título pesado de la Federación Internacional (FIB), en Hamburgo, Alemania.

“Le enviamos a Whyte un contrato formal respaldado por la FIB y no lo firmó”, añadió Pulev. “Hearn y Whyte hicieron todo lo posible para evitar que peleara conmigo. Ellos recogieron sus cosas y se fueron a casa con la cola entre las piernas. Así de sencillo para no enfrentarme”.

Y desde Miami, en el sur de Florida, el grupo que representa al cubano Luis “King Kong” Ortíz igualmente mostró su inconformidad, pues semanas atrás, el Consejo Mundial (CMB) había ordenado un choque eliminatorio entre Ortíz y Whyte para determinar el retador obligatorio del campeón Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder.

“Whyte nunca quiso enfrentar a Luis, (pues) sus representantes sabían que arriesgaban mucho contra un oponente mejor que él, con más boxeo”, expresó Jay Jiménez, manejador de la carrera del zurdo isleño, al diario El Nuevo Herald. “Whyte siguió otro camino, pero nuestra misión es volver a pelear contra Wilder, porque quedaron temas por resolver en el choque anterior”

Ortíz (28-1-0, 24 KOs) sucumbió por nocaut en el décimo asalto frente a Wilder, el 3 de marzo, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el cubano fue a la lona en el quinto y par de veces en el décimo, cuando finalizaron las acciones. Sin embargo, Ortíz desperdició una buena oportunidad de llevarse el triunfo en el séptimo, después que había propinado fuerte castigo en el asalto previo a Wilder y éste llegó a la esquina mareado por los impactos recibidos.