cotto RodriguezLuego de diez meses de inactividad, el puertorriqueño Miguel Ángel Cotto (37-4, 30 Nocauts) retornará a los ensogados este sábado, cuando se enfrente en el Amway Center de Orlando, Florida, al dominicano Delvin Rodríguez (28-6-3, 16 Nocauts). El combate está pactado a doce rounds en peso súper welter.

Delvin Rodríguez, un boxeador carismático al que nadie le ha regalado nada en este deporte, se encuentra a unas horas de dar ese salto que todo peleador quiere y ese es conquistar el estrellato del pugilismo rentado.

De ganarle a Miguel Cotto no solo se estará colocando como un “Peleador Top” de la división de peso súper welter, sino que finalmente podrá ser llamado un “Peleador A” en combates de gran envergadura y con ello vendrán salarios bastante atractivos.

Gracias a su inclusión en las transmisiones de boxeo de ESPN, Delvin Rodríguez viene ganando adeptos entre la fanaticada del pugilismo que ya se identifica con él. La barrera de la nacionalidad hace tiempo que rebasó a los aficionados dominicanos y hoy en día somos muchos los hispanos los que a pesar de no ser sus connacionales, seguimos de cerca cada paso en su carrera.

Por cosas del destino no ha podido coronarse campeón del mundo. Quizá sea porque la promotora que controla su carrera (Star Boxing) no es una de tanto peso como Top Rank o Golden Boy Promotions. Pero de que tiene el talento suficiente como para hacerlo, lo tiene.

Miguel Cotto sigue siendo esa súper estrella a la que todos quieren enfrentar. Y a pesar de que hace tiempo que caminó por su pico más alto, sigue causando sensación en cada arena en la que se presenta.

El cambio de timón que hizo, al regresar con el promotor Bob Arum de Top Rank y contratar al entrenador Freddie Roach, ha sido muy benéfico.

Arum sabe sacarle provecho al poder de convocatoria que tiene Miguel y aun cuando no lo programe contra rivales ante los que vaya apretado, puede crear eventos trascendentes y volverlo a convertir en un púgil ganador.

En relación a Freddie Roach, es interesante que ahora estén trabajando juntos, porque fue el mismo Roach el que creó la estrategia perfecta para dominarlo, mandando a Manny Pacquiao a nulificar ese potente jab que tiene por su condición de zurdo natural cambiado a derecho, anticipándose en cada momento con el recto de izquierda lanzado por encima del hombro.

Roach tenía tan leído a Miguel Cotto, que muy temprano en la pelea Pacquiao le había robado el ataque y obligado a retroceder, provocando que a la larga lo hiciera sucumbir por nocaut técnico.

Según palabras del propio Cotto, Freddie Roach sacó todo su potencial en el campamento que hicieron en el Wild Card de Hollywood, California, y gracias a eso alcanzó la mejor preparación de su carrera.

Creo que no hay un solo boxeador que no diga antes de una pelea que realizó la mejor preparación de su carrera; al final siempre salen a relucir aspectos que salieron mal durante el campo de entrenamiento o tácticas que no funcionaron en la pelea.

Sin duda Cotto es el favorito. Pero recuerden que Rodríguez es más grande, más alto, tiene mayor alcance, boxea bastante bien y atraviesa un mejor momento que el boricua.

Si bien estamos hablando de dos boxeadores que han llegado a niveles totalmente dispares –Rodríguez no está en la liga de Cotto-, no sería sorpresa para mí si el dominicano lograra imponer condiciones y llevarse la victoria.

Crédito Fotos: Chris Farina, Top Rank

Comenta sobre este articulo