butepascal02 a263dHan transcurrido treintaidos meses desde que el haitiano naturalizado canadiense Jean Pascal perdió su condición de monarca mundial al ser derrotado por el veterano Bernard Hopkins. Treintaidos meses difíciles en los que su carrera no ha podido volver a emprender el vuelo.

Y aunque se ha mantenido activo desde la derrota contra Hopkins, solo se ha vuelto a calzar los guantes un par de veces y las peleas grandes en las que pudo haberse involucrado, por diferentes circunstancias se cayeron, siendo la que se desarrollará este sábado en el Bell Centre de Montreal, Canadá, ante el rumano-canadiense Lucian Bute, la única que pudo reprogramarse.

En relación a Bute, a él no le ha ido mejor. En mayo de 2012 en Nottingham, Inglaterra, fue noqueado de forma aplastante por el británico Carl Froch, perdiendo así la posibilidad de concretar una revancha en Canadá, porque ante una derrota tan contundente solo un loco se habría atrevido a pedir el desquite.

A finales de ese mismo año se impuso por decisión sobre el ruso Denis Grachev y la inactividad se ha hecho presente por catorce meses, misma que se romperá este sábado en el Bell Centre de Montreal.

Pascal fue campeón mundial semicompleto por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y durante su periodo realizó cuatro defensas, destacando entre ellas su victoria sobre el norteamericano Chad Dawson. Por su parte Bute acuñó diez defensas exitosas del título mundial súper medio de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) hasta que se topó con Froch.

Una lucha ente dos peleadores caseros que en su momento fueron considerados como los pilares del pugilismo en Canadá, de la que podría salir el próximo adversario del ídolo emergente de la división semipesada el haitiano-canadiense Adonis “Superman” Stevenson.

Ambos están ávidos de una victoria trascendente y el enfrentamiento del mañana podría otorgárselos. Pero para el púgil derrotado nada estará perdido si su desempeño resulta notable.

Considero que Jean Pascal debe imponerse. Su estilo agresivo y sus habilidades superlativas deberán alcanzarle incluso para noquear a un zurdo escurridizo como Lucian Bute.

Comenta sobre este articulo