pacquiao-marquez-apc430Para intentar predecir un resultado de la pelea entre el filipino Manny “Pacman” Pacquiao y el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez necesitaríamos una bola de cristal o un vidente que nos cuente de antemano cuál será el desenlace final de la saga que ha mantenido en vilo al mundo del boxeo durante los últimos tres años. 

Aunque las apuestas se inclinan masivamente por una victoria contundente de Pacquiao, los entendidos mantienen pronósticos reservados sobre a cual de ellos le alzarán la mano una vez que suene el campanazo final.  Sus dos anteriores peleas han sido muy parejas, terminaron en un empate y en una decisión dividida, generando mucha polémica y discusión sobre quién había sido el verdadero ganador en ambas. 

Tampoco podemos basarnos en los récords de sus carreras boxísticas para intentar un pronóstico valedero, ya que sus fojas son casi iguales. Mientras Pacquiao cuenta con 53 victorias (38 de ellas por nocaut), tres derrotas y dos empates, para un total de 58, Juan Manuel Márquez acumula 53 victorias (39 por nocaut), cinco derrotas y un empate, sumando 59 en total, apenas una más que Pacquiao.  Empatados están también en estatura y alcance y son igual de aguerridos sobre el ring, en un toma y daca que los llevó a terminar bañados en sangre en el segundo combate, celebrado en el Hotel Mandalay Bay, en Las Vegas el 15 de marzo de 2008.

Pacquiao y Márquez se verán las caras por tercera vez el próximo sábado 12 de noviembre, en el Casino MGM Grand, Las Vegas, Nevada. Aunque Juan Manuel Márquez es el actual Campeón Mundial peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), solamente estará en disputa el cinturón peso welter de la OMB, que está en poder de Manny Pacquiao, debido al peso en que compiten.

Siete años han pasado desde que Márquez y Pacquiao se enfrentaron por primera vez en el 2004, cuando Pacquiao era un jovencito de 26 años.  Ahora podría decirse que el filipino está en la plenitud de sus facultades, mientras que es posible que los 38 años de Márquez le empiecen a restar condiciones contra un cada vez mas veloz contrincante.

El aura de invencible que rodea a Pacquiao se desvanece un poco al saber que ha sido derrotado en 3 ocasiones, una decisión dividida, un nocaut y un nocaut técnico, por lo que no es ilógico pensar que Márquez tiene posibilidad de lograr vencer a su mayor rival, aunque es más factible que el referí detuviera la pelea debido a las heridas propinadas a Pacquiao, mas que Márquez pueda ponerlo a dormir sobre la lona.

Juan Manuel Márquez ha sido derribado cuatro veces por Pacquiao; tres veces en el mero primer round de la primera pelea, y una vez en el tercer round, la segunda vez que se enfrentaron. Pero ha sacado su casta de inclaudicable guerrero mexicano, y se ha levantado en ambos combates para remontar los puntos en contra.

Además de la endiablada velocidad de su rival, otro aspecto que tendría en contra el corajudo retador mexicano sería el tener que subir de su peso natural de 58 kilos a 63 kilos, para enfrentar a Pacquiao, quien está más cómodo en ese peso.  Márquez ya subió una vez hasta los pesos welter, para combatir contra Floyd Mayweather, quien lo derribó en el segundo round y le ganó por decisión unánime. Los expertos comentan que el aumento de peso restará velocidad a Márquez, exponiéndolo a los golpes del rival.

Márquez se ha caracterizado por recurrir a métodos no tradicionales como parte de la preparación para sus combates, como el tomar su propia orina, lo que descartó esta vez.  En vez de eso, para contrarrestar los efectos de su edad y lograr una mejor condición física, Márquez ha recurrido ahora a la medicina hiperbárica, que consiste en el uso médico del oxígeno a presiones por encima de la presión atmosférica. Cada noche, Márquez ingresa en una cámara donde respira oxígeno puro en un ambiente de mayor presión, lo que ayuda a que la sangre transporte una mayor cantidad de oxígeno al organismo y lo revitalice.

Por su parte, el zurdo “Pac-man” Paquiao se ha concentrado para esta pelea en el manejo de piernas, en la defensa y el esquive y en soltar más la mano derecha.  Ha estado los últimos dos meses concentrado en el gimnasio Wild Card de Holywood, California, con su entrenador Freddie Roach y una larga lista de sparrings.  Paquiao quiere definir este combate por nocaut, para despejar todas las dudas respecto a las peleas anteriores, porque siente que Márquez ha logrado descifrarlo y ha estado a punto de ganarle.

La mejor arma de Márquez ha sido un inteligente y constante contragolpe. Es probable que no tenga la pegada para provocar un nocaut fulminante, pero sí lo suficiente para romper la piel de Pacquiao y ganar eventualmente por un nocaut técnico, si la pelea se alargara.

Ya no hay nada que esconder, se conocen lo suficiente para saber qué les espera. La clave aquí será la evolución que haya tenido cada boxeador desde la última vez que se enfrentaron. Difícilmente el combate llegará al campanazo final. Si Pacquiao no define por nocaut entre el cuarto y el sexto asalto, la contienda podría definirse por nocaut técnico después del séptimo asalto debido a las heridas de cualquiera de los dos contrincantes.

Comenta sobre este articulo