pacmanrecienteNadie podrá negar que una vez más estuvimos en presencia de un gran
combate entre el mexicano Juan Manuel Márquez (53-6-1, 39 KOs)  y el
filipino Manny Pacquiao (54-3-2, 38 kos), pero esta vez la sonrisa
debió recaer en el hombre de habla hispana, quien hizo una pelea
inteligente desde el mismo primer asalto, sin esta vez apurarse para
tratar de liquidar el combate en la pelea estelar de la noche en el GMG
Grand Hotel de Las Vegas, ante un público airado que con sus gritos
exclamó durante buen rato su descontento por la decisión de los jueces
a favor del asiático.
El azteca cortó el paso del filipino desde sus inicios, dejándolo que
entrara con sus manos rápidas sin poder hacer blanco en él, que casi
todo el tiempo hizo una pelea desde atrás y sacando sus manos en
combinaciones a los planos bajos y al rostro del gran campeón de los
pesos welter, quien al mismo tiempo a mi modo de ver no estaba en su
mejor noche. El monarca terminó la pelea con el labio inferior partido
y una herida en el arco superciliar derecho.
Más de una vez Márquez enterró sus manos en los planos bajos del
campeón, quien de cualquier  modo siempre estuvo buscando la pelea que
le convenía en la media distancia, dada su rapidez para llegar con sus
manos al rostro de su rival, pero no siempre lo logro.
Otra gran pelea de una trilogía que sigue haciendo historia en los
pesos welter entre estos dos gladiadores que siempre salen a darlo todo
en el ring. Esta noche Juan Manuel Márquez era otro y Manny Pacquiao
también, quizá por esa razón el azteca debió ser el favorecido.
No dudo que se vuelva a hablar de otro combate más entre estos dos
campeones que siempre que pelean queda uno con la sensación de que
falta algo que no acaba de ocurrir y que es necesario que alguna vez
ocurra, como bien puede ser un buen KO que borre a las claras cualquier
duda que pueda existir.

Comenta sobre este articulo