Atacar el ojo lesionado de Margarito (Miguel Cotto)

Suena como un acto de extrema crueldad, pero si yo fuera el puertorriqueño Miguel Cotto enfilaría mi artillería pesada sobre el ojo derecho del mexicano Antonio Margarito en el combate por la corona superwelter que sostendremos el 3 de diciembre en el Madison Square de Nueva York.

Cotto (36-2-0, 29 KOs) posee el título de la AMB en ese peso, que conquistó por nocaut en 12 asaltos frente a Ricardo “El Matador” Mayorga (29-8-1, 23 KOs), efectuado el 12 de marzo en Las Vegas.

Si vistiera las zapatillas, el short y los guantes de Cotto sobre el ring, buscaría atacar el punto débil de “El Tren Expreso” azteca, ese que fue operado tras la paliza que le propinó el filipino Manny Pacquiao en noviembre de 2010 en Arlington, Texas.

Y para llevar a cabo mi plan táctico, utilizaría mi mano izquierda constantemente, haciendo énfasis en el jab y también dirigiendo los rectos de derecha hacia esa zona que debe estar muy sensible y vulnerable.

Como se sabe, no es un pleito cualquiera. Esta revancha me permitirá demostrar que su triunfo fue producto de las ilegalidades, consecuencia de vendajes alterados, tal como se demostró frente a Shane Mosley dos meses más tarde y que le significaron una suspensión a él y a su entrenador.

El 26 de julio Margarito me venció (claro a Cotto) por nocaut en 11 rounds en Las Vegas. Acepté el revés porque no soy hombre de excusas y ahora tengo la oportunidad de demostrar que en condiciones de igualdad, sin nada tramposo, la victoria será mía.

Es innegable que Margarito tiene afectada la retina a pesar de haber pasado las pruebas de la Comisión Atlética de Nueva York y ese handicap lo aprovecharé porque en el boxeo profesional solo existe “matar o morir” y los verdaderos hombres se prueban sobre el cuadrilátero, sin tener en cuenta cualquier limitación física del rival.

Masacrado por Pacquiao, quien le fracturó el arco orbital derecho y le hizo un enorme cortadura en el pómulo, “Tony” después tuvo cataratas, fue sometido a dos cirugías en su ojo derecho y necesitó un lente intraocular para mejorar la visión.

Encima de ello hay otros dos aspectos favorables para mí (sí, sí para Cotto, claro): la preocupación psicológica que asumirá Margarito al no saber cómo responderá la zona dañada ante los golpes y la decisión de detener el combate que puede tomar la Comisión de Nueva York cuando su ojo derecho se inflame o comience a sangrar.

Siento mucho (yo en la piel de Cotto) que esta pelea se efectúe en circunstancias semejantes, pero resulta vital en mi carrera que demuestre al mundo que mi invicto cayó en forma fraudulenta. Margarito y yo firmamos este duelo y no puedo detenerme a tener lástima por sus limitaciones. Y así será. Sus entrenadores y los médicos son los que tienen que resolver el problema. Lo mío será golpear y golpear hasta que el árbitro detenga las acciones.

Comenta sobre este articulo

BoxeoLaura Dijo:

Aunque suena cruel, es cierto, es lo primero que debe hacer y que probablemente hará Miguel Cotto, sobretodo si está convencido de que Margarito sabía sobre el vendaje ilegal… alguien podría culpar a Cotto por tomar ventaja de la conocida debilidad de Margarito?

silverboxing Dijo:

Honestamente pienso que Margarito desde la pelea ante Shane desgraciadamente ha venido a menos, con Paquiao se vio opacado ante la velocidad del filipino y en consecuencia salió bastante lastimado….ya no es el Margarito de antes, espero le vaya bien ante Cotto ya que soy mexicano y a pesar de que lo veo en desventaja le deseo salga victorioso…Silverio Lovera.