anahi pikPena ajena me dio el cartel “Herederos de Gloria” que presentó Boxeo de Gala el pasado sábado en la Ciudad de México. Sobre todo porque las tres peleas estelares se transmitieron por televisión nacional a través de los Sábados de Corona de Televisa.

Los protagonistas fueron Anahí Torres, Salvador Sánchez II y Carlos Zárate Jr., a quienes como es costumbre les llevaron costales para que lucieran como los campeones que no son.

Esto no es culpa de los peleadores, sino del promotor Fausto García, quien es reconocido por fabricar records en sus boxeadores con la anuencia de comisiones y organismos que con gran impunidad sancionan sábado a sábado sus ofensivos programas.

Hablar de los rivales de Torres, Sánchez y Zárate no tendría sentido, pues como lo expliqué con anterioridad estos boxeadores tienen un cementerio en sus records, al igual que otros tantos del establo de la empresa Boxeo de Gala.

Alguien tiene que parar este tipo de espectáculos en Televisa, porque puede ocurrir lo mismo que con Cadena Tres, que permitió que mercenarios como Aquiles Torres, Erik Morales y Fausto García se apoderaran de sus transmisiones y la gente dejó de sintonizarlos por lo desiguales que se volvieron las peleas.

El boxeo siempre ha sido un negocio, pero lo que hoy en día presentan estas empresas promotoras es cualquier clase de negocio menos boxeo.

Comenta sobre este articulo