Con añoranzas de un pasado en el cual brillaron Wilfredo ¨Bazooka¨ Gómez y Félix ¨Tito¨ Trinidad, los más renombrados campeones de la Isla del Encanto, asumen los puertorriqueños en la actualidad ese gran negocio-espectáculo-deporte que es el boxeo profesional.

Y no se trata de añorar un imposible, porque peleadores con calidad existen, como Miguel ¨Junito¨ Cotto (37-3-0, 30 KO´s), quien con 32 años y en plena madurez atlética, ya ha saboreado la gloria, y el 1 de diciembre de 2012 enfrenta al invicto Austin Trout (25-0-0, 14 KO´s) en el Madison Square Garden neoyorquino, por la faja Ligero Mediana de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

No por gusto Cotto ganó el derecho de enfrentar a Trout en el esperado pleito.

Para muchos expertos, ¨Junito¨ se clasifica entre los cinco mejores boxeadores profesionales libra por libra, a la zaga del estadounidense Floyd Mayweather Jr., el filipino Manny Pacquiao, el argentino Sergio ¨Maravilla¨ Martínez y el filipino Nonito Donaire, por ese orden descendente.

Entre los notables boricuas de la actualidad figuran Román Martínez (26-1-1, 16 KO´s), quien se proclamó monarca Superpluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), y Juan Manuel ¨Juanma¨ López (31-2-0, 28 KO´s), sorpresivamente destronado de su sitial mundial de peso pluma de la OMB por el mexicano Orlando ¨Siri¨ Salido, el 16 de abril de 2011.

Entre las figuras en ascenso llama particularmente la atención el joven Welter de 22 años Thomas Dulorme (16-1-0, 12 KO´s), a quien muchos auguran un porvenir tan exitoso como el de Félix ¨Tito¨ Trinidad, aunque su derrota por nocaut técnico (séptimo asalto) el 27 de octubre de 2012 ante el argentino Luis Carlos Abregú reveló cuan verde está aún el prometedor talento y cuánto debe mejorar para coronar sus aspiraciones.

Pero cuando se mira con atención, resulta ínfimo el aporte boricua hoy por hoy, en el contexto de una disciplina claramente dominada por los boxeadores de México y Estados Unidos, con una manifiesta preponderancia asiática en las categorías desde Paja hasta Gallo, y una tímida presencia cubana, sumada al predominio europeo en las divisiones más pesadas.

Sobre todo si se tiene en cuenta que Puerto Rico es la cuna de mitos como Wilfredo ¨Bazooka¨ Gómez (44-3-1, 42 KO´s) quien defendió 17 veces con éxito, siempre por nocaut, su cetro Super Gallo del CMB, después de arrebatárselo al sudcoreano Dong Kiung Yum, en 1977, tras una pelea definida en el decimosegundo round en la cual el boricua visitó la lona en el asalto inicial.

Es Wilfredo Gómez el gran abanderado del boxeo puertorriqueño. Mostró su contundente pegada desde que representó a la Isla en el boxeo amateur, y su mejor demostración tuvo su epicentro en Cuba, en el Primer Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado (1974), cuando se colgó la medalla de oro de los 54 kilogramos con cinco victorias antes del límite.

wilfredo piknov122012

Su complemento, y quizás el niño mimado del deporte de los puños y las 12 cuerdas en Borinquen, Félix ¨Tito¨ Trinidad (42-3-0, 35 KO´s), ganó los títulos mundiales de peso Welter reconocidos por la Federación Internacional de Boxeo (FIB), la AMB y el CMB.

felix piknov122012

Trinidad terminó su fructífera carrera con memorables peleas ante el célebre púgil estadounidense de origen mexicano Oscar de la Hoya, y también retó, sin éxito, en los pesos Medianos, a los no menos famosos norteamericanos Bernard Hopkins y Roy Jones Jr.

Son Wilfredo Gómez y Félix Trinidad un par de figuras con un rango tan elevado, que resulta difícil que otro, u otros, puedan igualarlos.

No obstante, se antoja pálido el presente de un pugilismo con rica historia como el de Puerto Rico, cuyo primer campeón mundial reconocido, Sixto ¨El Gallito¨ Escobar, tuvo el honor de ser el tercer latinoamericano capaz de alcanzar semejante premio, cuando venció por nocaut en el noveno asalto al mexicano Rodolfo ¨Baby¨ Casanova, en pleito disputado el 26 de junio de 1934, en la urbe canadiense de Montreal.

Comenta sobre este articulo