maresconaire piknov122012Una de las peleas que en la actualidad llamaría enormemente la atención porque es el público quien se encuentra pujando porque se realice, es la que pondría en el ring al mexicano Abner Mares y al filipino Nonito Donaire.

Una tarea difícil construir un acuerdo para que se enfrenten estos grandes campeones, pues las empresas promotoras que dirigen a cada uno protagonizan una guerra sin cuartel en la que la idea de co-promoción es algo no debatible.

En realidad es una pena que rencillas entre dos promotoras priven al público de grandes combates. A nadie le gusta ver a cualquier a de ellas argumentando que tienen a los mejores peleadores sin enfrentarlos a los de la otra.

El boxeo es un deporte en el que el mejor debería de serlo hasta no haber vencido a los mejores, pero como bien es sabido, tal arquetipo no opera porque casi nunca ocurre así. Y vemos rankings que no tienen ni pies ni cabeza porque simplemente nadie quiere arriesgar a su boxeador contra los mejores y se tienen que buscar otros aspectos para llenar las posiciones.

Cuando finalmente un promotor corre el riesgo de exponer a su peleador es porque se ha asegurado de tener la ventaja aún con un resultado adverso.

Esto ocurre ya sea haciendo que el retador firme varias opciones posteriores a la lucha, o bien lo obliga a firmar por un tiempo determinado de peleas o de años.

Existen antecedentes con gente como Juan Manuel Márquez y Timothy Bradley, quienes para poder obtener una lucha contra Manny Pacquiao tuvieron que moverse a las filas de Top Rank.

Nonito Donaire estuvo a punto de emigrar a Golden Boy Promotions para conseguir un pleito contra Mares, pero una triquiñuela legal evitó que esta promotora se lo pirateara a Top Rank.

Tanto el “Filipino Flash” como Abner Mares quieren la lucha. Si esto no ocurre es por pura codicia y apetito voraz de las promotoras de ambos.

“Sabemos que esto es un deporte de negocios y sabemos que si no se hacen las peleas grandes tarde o temprano la gente se va a enfadar y se va a ir a buscar otro deporte,” reflexionó Abner Mares posterior a su lucha del sábado contra Anselmo Moreno.

Comenta sobre este articulo