galloestrada11142012Este sábado en la Sports Arena de Los Ángeles, California, el mexicano Juan Francisco “El Gallo” Estrada retará al campeón mundial minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el nicaragüense Román “Chocolatito” González, en una pelea en la que se pretende bajar al mexicano a una categoría de peso en la que como profesional jamás ha contendido.

“El Gallo” Estrada no es cualquier boxeador. Es uno de los mejores prospectos mexicanos y si la promotora Zanfer –empresa que maneja su carrera- tomó la decisión de enfrentarlo a “Chocolatito” es porque no tienen a nadie que pueda siquiera brindarle una pelea competitiva.

Es la única explicación que encuentro para que quieran sacrificar de esa forma a un joven que tiene uno de los futuros más prometedores en el boxeo de paga, pero en divisiones de peso más grandes.

Román González es leña en su peso y compite solo pues los otros campeones no tienen el talento para poner en predicamentos su etiqueta de invicto, y menos algún mexicano pues por el momento no hay buenos exponentes en la categoría minimosca.

El pasado 8 de septiembre en la Oracle Arena de Oakland, California, el campeón mundial semipesado del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) Chad “Bad” Dawson fue detenido en diez rounds por el campeón lineal y unificado (AMB-CMB) de la división supermediana Andre “S.O.G.” Ward.

Andre Ward no se caracteriza por ser un noqueador, y sin restarle méritos a su victoria pienso que él jamás habría logrado una victoria tan espectacular si Dawson hubiera sido un legítimo 168 libras (peso súper medio).

Fue dramático ver a Chad caer lastimado a la lona en tres ocasiones, cuando en su categoría natural de peso soportó los macanazos de un pegador como Antonio Tarver o la potencia de un Tomaz Adamek, que si bien le derribó jamás lo puso en predicamentos.

Cuando un boxeador baja más peso del que su cuerpo puede soportar comienza a perder tejidos musculares y las dietas inhumanas a las que se somete pueden incluso causarle alguna desgracia arriba del ring.

Y digo esto porque es evidente que alguien que no se está alimentando no rinde en el gimnasio y como consecuencia no alcanzará una buena preparación… eso para cualquier persona debe estar claro.

Ahora bien, ¿Podrá bastarle día y medio de margen que se da de la ceremonia del pesaje a la pelea para que su cuerpo se recupere?

“El Gallo” es joven, apenas tiene 22 años, y ello le permite recuperarse más rápido que alguien que ya alcanzó el desarrollo natural de su cuerpo. Pero seamos sinceros, ¿Por cuánto tiempo podrá ser competitivo contra Román González?

Si la pelea la hubieran pactado en el peso mosca no tendría dudas en poner mis fichas con “El Gallo” Estrada, él tiene la fortaleza, destreza y pegada como para derrotar a Román González, ¿Pero en minimosca? Eh ahí la problemática.

Comenta sobre este articulo