pacmar11302012Dos de los principales atributos del filipino Manny Pacquiao son su resistencia al dolor y su quijada granítica, y los mismos lo convierten en un peleador casi innoqueable.

En su historial aparecen dos derrotas por nocaut, pero estas ocurrieron en 1996 y 1999. Años en los que el tagalo no había adquirido madurez ni tampoco la solidez físico-atlética que exhibe hoy en día.

La última vez que fue lastimado severamente fue ante el mexicano Antonio Margarito, en una lucha en donde recibió un gancho al hígado que casi lo hace tomar una rodilla en la lona.

Pacquiao se dobló del dolor pero logró escapar sobre piernas y recuperarse a la postre, para así vencer en una decisión bastante holgada.

El objetivo del mexicano Juan Manuel Márquez, cuando ambos se encuentren sobre el entarimado de la MGM Grand Arena de Las Vegas el sábado 8 de diciembre, no será el de buscar derrotarle antes del límite de los doce rounds, pero hay que admitir que esa es la única alternativa que podría evitar dejarle la decisión a los jueces.

“Es difícil noquear a Manny Pacquiao pero no imposible, es un peleador bastante fuerte, pero nos hemos preparado para ganar y ganar claro,” dijo Márquez.

El púgil mexicano ha mandado al hospital a Pacquiao las tres veces en las que se han enfrentado, pero jamás lo puso al borde del nocaut.

“Es un poco complicado [ganar por nocaut] porque Juan es un peleador fino con un estilo completamente refinado y no es un pegador contundente, es un peleador inteligente va tejiendo sus peleas con inteligencia. Sí es muy remoto que pueda ganar por nocaut pero no imposible porque es muy preciso,” comentó el mánager Nacho Beristaín, agregando que: “Enfrente tiene al mejor peleador del mundo, que aguanta golpes, es muy resistente y fuerte y es muy complicado pensar en una pelea por nocaut. No quisiera que mi peleador esté pensando en que en un momento puede ir a buscar el nocaut. Si lo va a hacer es cuando tenga la oportunidad si es que se presenta”.

Casi al finalizar el round dos de su segundo enfrentamiento, Márquez puso en piernas tambaleantes a Pacquiao, pero esto más bien obedeció a que el filipino estaba fuera de balance cuando recibió el impacto.

En esa lucha ocurrieron varios cabezazos que obligaron a Nacho Beristain a cambiar la estrategia para el tercer enfrentamiento y debido a ello dejamos de ver al Márquez agresivo de las dos anteriores versiones.

El sábado 8 de diciembre veremos una lucha de estrategias, en la que tal vez sea necesario el nocaut para poder definir de una vez por todas quién es el ganador de esta saga.

No concibo a alguno de los dos peleadores queriendo una quinta pelea.

Comenta sobre este articulo