Freddie Roach no olvidará el 2012. Nunca antes había sido tan cuestionada su capacidad como entrenador. No son infundadas palabrerías ni ataques personales; esta vez la duda es razonable. Y todo obedece a que sus principales discípulos cayeron como naipes en el año que expira: Jorge “El Niño de Oro” Linares, Amir Khan, Julio César Chávez Jr. y Manny Pacquiao. Como era de esperar su reputación quedó en entredicho.

El venezolano Jorge “El Niño de Oro” Linares (32-3-0, 20 KOs) cayó primero. El 31 de marzo en el balneario de Cancún, el azteca Sergio Thompson (25-2-0, 23 KOs) lo noqueó en la segunda ronda. Apenas era el preámbulo de la avalancha y el comienzo de los cuestionamientos.

linares pikdic272012

El sitio digital www.12asaltos.comno tuvo reparos en culpar a Roach del fracaso de Linares. “[…] Linares no debió cambiar de entrenador. Aunque es cierto que “El Niño de Oro” repite los mismos errores, con una insistente falta de guardia, un rolling insuficiente, y (fuera de sus manos) la piel que se abre fácilmente haciendo de su cara un geiser de sangre… tenía mejores resultados con Sendai Tanaka que con Freddie Roach”.

Luego cuestionó la jerarquía del preparador: “no podemos decir tan a la ligera que Freddie Roach es el mejor entrenador del mundo (nombrado “entrenador del año” en 2003, 2006, y 2008 por la Boxing Writers Association of America) si ha tenido en sus manos a un peleador con tantas aptitudes y potencial explotable como Linares, y no ha sabido encausar el camino del “Niño de Oro”, por el contrario, ha tomado decisiones erráticas, como subirlo de peso y (salvo su mejor opinión) en la pelea contra De Marco, quedó claro que Linares recibía indicaciones contradictorias entre “la cucaracha” Roach y su equipo”.

Y cerró con una dura sentencia: “la combinación Roach-Linares es un perfecto ejemplo de sobrevaloración a entrenadores, no es posible juzgar el trabajo de un entrenador por el número de boxeadores famosos que alberga su gimnasio, es irresponsable pensar que si un trainer posee un gran éxito (como Freddie con Pacquiao) la fórmula usada para desarrollarlo, funcionará para todos los deportistas en su tutela”.

El traspiés dio paso a otro, minimizado porque muy pocos vieron perder al filipino Manny Pacquiao (54-5-2, 38 KOs) frente al estadounidense Timothy Bradley (29-0-0, 12 KOs), en el MGM Grand de Las Vegas. Aquel 9 de junio seguramente los jueces Duane Ford y C.J. Ross, quienes votaron 115-113 favorable a Bradley, estaban entretenidos con sus móviles y no prestaron mucha atención a lo que sucedía sobre el entarimado.

bradleypacman pikdic272012

Pero la mala vibra continuó rondando a Roach y su séquito. La próxima víctima fue el inglés Amir Khan (27-3-0, 19 KOs), que resultó fulminado por el estadounidense Danny García (25-0-0, 16 KOs). En la contienda, celebrada el 14 de junio, estaban en juego los cinturones absolutos de las 140 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Después de un inicio vigoroso en los tres primero rounds, Khan recibió un golpe demoledor que le hizo perder la orientación y la autoestima.

khan pikdic272012

Roach expió las culpas tras la segunda derrota sucesiva de su pupilo. Según el peleador británico de origen paquistaní el entrenador no le dedicaba el tiempo suficiente a su preparación porque casi siempre mantenía ocupado con Manny Pacquiao y Julio César Chávez Jr. Finalmente Khan despidió a Roach y contrató a Virgil Hunter.

Para fortuna del inglés la primera prueba con Hunter en la esquina terminó con una sonrisa. Sometió al rocoso Carlos Molina (17-1-1, 7 KOs) y enseguida lanzó el dardo a Roach: “si estoy haciendo algo mal necesito que me lo digan. Soy joven y aún estoy aprendiendo y mejorando. Necesito a alguien como Virgil que me diga lo que tengo que hacer y lo que no”.

Cuando Julio César Chávez Jr. (46-1-1, 32 KOs) recibió una soberana tunda del argentino Sergio Maravilla Martínez (50-2-2, 28 KOs) no se cuestionó a Roach. Trascendieron las malacrianzas del Junior y eso fue suficiente para liberarle de culpas, aunque prosiguió la racha adversa.

martinezjr pikdic272012

Entonces le dijo a ESPN Deportes Radio: “estoy muy decepcionado de Chávez Jr. porque no trabajó para esta pelea. Me dejaba plantado en el gimnasio y cuando quería, entrenaba en su casa o simplemente no lo hacía. Eso es inaceptable además que durante la pelea no seguía indicaciones”.

Las dos gotas que colmaron la copa cayeron casi al unísono. En medio de la efervescencia por el cuarto pleito entre Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez (55-6-1, 40 KOs) a Roach se le soltó la lengua y acusó a Dinamita de doparse. “Si el cuerpo de Márquez es natural, le beso el trasero. Márquez se ve más grande y ha ganado peso, eso nos pone a pensar. Yo he sido acusado muchas veces de que mis peleadores usan esteroides, odio señalar, pero es parte de la vida, parte del mundo en que vivimos”, dijo a USA Today.

marquezpacman pikdic272012

Esas palabras desembocaron en una demanda por difamación y dejaron muy mal parado a Roach, que si verdaderamente tiene palabra deberá besarle el trasero a Márquez (¿asqueroso…verdad?), pues los exámenes antidopaje tras la pelea arrojaron que el mexicano estaba totalmente limpio.

Pero el momento más doloroso llegó con la espeluznante caída de Pacquiao ante Márquez el 8 de diciembre en el MGM de Las Vegas. Parecía que la mala racha acabaría cuando Pacman castigaba a Márquez, pero a falta de un segundo para concluir el sexto round el azteca lanzó un derechazo que puso fuera de combate al diputado filipino y agravó la crisis de resultados de Roach, quien tendrá que hallar que hizo mal o reeplantearse un nuevo sistema de entrenamiento para que sus pupilos retomen la senda de la victoria.

Comenta sobre este articulo