dinamita pikenero252013El filipino Nonito Donaire, campeón mundial de las 122 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y la Federación Internacional (FIB) fue el mejor boxeador del mundo en 2012. El estadounidense Floyd Mayweather Jr., invicto multicampeón y suerte de “intocable” en los pesos welters es considerado el número uno libra por libra. Pero el hombre del momento en el pugilismo mundial es el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez (55-6-1, 40 KO's).

Aquel demoledor derechazo que propinó al filipino Manny Pacquiao cuando expiraba el sexto asalto de la pelea efectuada el 8 de diciembre de 2012 en Las Vegas, Nevada, transformó a “Dinamita” Márquez, de golpe, en el boxeador más popular del planeta. Y sus valores en términos netamente financieros, se dispararon hacia las nubes.

Antes de noquear a Pacquiao, el veterano de 39 años nacido el 23 de agosto de 1973 era un buen boxeador en el ocaso de su carrera y a punto de retirarse. Su adversario de Filipinas era entonces, para muchos, el número dos del mundo, en cerrada disputa con el primero, el ya citado Mayweather Jr.

Después de aquel electrizante desenlace en Las Vegas, Márquez saltó al Top 5, y Pacquiao se despeñó estruendosamente, al extremo de que algunos medios consideraron el demoledor mazazo del mexicano fatal para la salud del tagalo. Un prematuro Mal de Parkinson era “el regalo” nefasto como consecuencia del impacto, que mantuvo inconsciente al Pacman durante varios minutos.

Con “Dinamita” ahora quieren negociar todos. La lucrativa bolsa está garantizada. El mismo Mayweather, tan exquisito al escoger oponentes y siempre con la mirada puesta en las ganancias multimillonarias ha insinuado que le gustaría tener un segundo duelo con el mexicano.

En 2009, Floyd logró una clara victoria unánime sobre Márquez en el MGM Grand de Las Vegas, y las boletas de los tres jueces son la más elecuente prueba del predominio del afronorteamericano a lo largo de los 12 asaltos: votaciones a su favor de 120-107, 119-108 y 118-109.

Ya nadie recuerda eso. Es más. El gran interés que despertaba la “pelea soñada” entre Mayweather y Pacquiao ha quedado relegado a un plano secundario, y a millones les encantaría ver frente a frente al número uno libra por libra, y al hombre del momento.

La mejor prueba de ese interés es que el propio Floyd, quien se representa a sí mismo y no está atado a las manipulaciones de grandes promotoras como Top Rank y Golden Boy Promotions, ya ha dado algunos pasos en aras de conseguir un “rematch” cuanto antes con el bien cotizado “Dinamita”.

El mexicano, que no es tonto, sabe que puede aprovechar este “boom” de popularidad para obtener el premio de su vida en una única pelea, antes de retirarse.

Pero sopesa bien todas las opciones. Y por ahora mantiene silencio, incluso sobre una quinta muy esperada bronca con Pacquiao, mientras que sus promotores buscan un escalón intermedio para “calendar los motores” antes de concretar el duelo que propicie la mejor bolsa possible a quien, sin discusión, es el hombre del momento en el boxeo mundial.

Comenta sobre este articulo