Zou ShimingMacao.-El boxeador chino Zou Shiming, doble titular olímpico y mundial, derrotó por votación unánime al jovencito mexicano Eleazar Valenzuela, en su debut profesional el 6 de abril en la Cotai Arena, del Venetian Casino y Resort de Macao, China.

Los tres jueces coincidieron en otorgarle los cuatro asaltos a Zou 40-36, quien sin dudas fue el ganador, pero no cumplió con las expectativas de considerarlo un fenómeno del encordado, a pesar del gran respaldo mediático en esa nación.

Ciertamente Zou mostró mayor rapidez de manos y piernas que Valenzuela (2-2-2, 1 KO), de 18 años, y también pegó más golpes. Pero durante los cuatro asaltos parecía más interesado en agradar al público, que en ofrecer una disertación de depurada técnica boxística.

Zou pegó con el guante abierto en repetidas ocasiones y su estilo de pelear careció de elegancia y técnica. Fue una pobre comparecencia inicial para alguien que tuvo una carrera amateur sobresaliente con medallas de oro en la división minimosca (48 kilos) en los Mundiales de 2005 y 2007, así como en los Juegos Olímpicos de Pekín-2008 y Londres-2012.

“Estoy feliz por este inicio con una victoria de mi carrera profesional”, dijo Zou, que como muestra de respaldo, tuvo a su cargo el combate estelar de la velada, en la que se disputaron varios pleitos con títulos mundiales en juego.

“Agradezco todo el apoyo que he recibido de mi país y no podría estar aquí sin ese apoyo”, añadió Zou, el primer boxeador chino que gana una medalla dorada en lides olímpicas. “No importa cual sea mi futuro, siempre será como representate de China”.

En febrero pasado, un mes antes de cumplir 32 años Zou firmó contrato con la promotora Top Rank, de acuerdo con información suministrada por el propietario de esa compañía, Bob Arum.

Tal revuelo causó el ingreso al pugilismo rentado de Zou, uno de los deportistas más populares de China, que ese día los círculos deportivos del gigante asiático lo han declarado el inicio de la “Era de Zou”.

Como cualquier otro púgil Zou necesita aclimatarse al deporte profesional y adquirir la madurez necesaria para escalar hacia los planos estelares. Sin dudas tendrá oportunidades de crecer en el campo rentado. Aún así, el epilogo de esta primera demostración es que hubo mucho ruido y pocas nueces. Nada impresionante y que obligue a lanzar fuegos artificiales por su futuro.

Comenta sobre este articulo