Angel Heredia

El mexicano Angel “Memo” Heredia se describe a sí mismo en su cuenta de Twitter como un “científico”, además de entrenador e investigador en el área de los deportes profesionales. Una ingenua y benevolente descripción personal del preparador físico, que en sus años mozos compitió en la modalidad de lanzamiento del disco y más tarde tuvo episodios nefastos por vínculos con el doping.

Sobre “Memo” Heredia se cierne una larga lista de dudas e interrogantes, que le han granjeado una aureola de terror y desconfianza a sus métodos de “trabajo” con los deportistas.

Sin tapujos Heredia se confiesa un experto en dopaje, que ha reconocido suministrar a sus discípulos sustancias ilícitas como la eritropoyetina (EPO), la hormona de crecimiento humano (Growth hormone, en inglés), así como esteroides, insulina y adrenalina.

Heredia fue parte de los inescrupulosos laboratorios BALCO de San Francisco, que suministraron sustancias doping a deportistas de elite como el boxeador Shane Mosley y los recordistas mundiales de la velocidad Marion Jones y Tim Mongomery, entre otros muchos.

Cuando las autoridades del Buró Federal de Investigaciones (FBI) detuvieron a Heredia tras dos años escondido en un hotel de Laredo, Estados Unidos, hizo un pacto con las autoridades, colaboró en la investigación y se convirtió en testigo protegido.

Desde entonces se ha movido más cerca del mundo del boxeo y ha sido artífice en la preparación de varios púgiles como por ejemplo en la del mexicano Juan Manuel Márquez, quien derrotó por nocaut en el sexto round al filipino Manny Pacquiao, el 8 de diciembre del pasado año en Las Vegas.

El aspecto físico y la musculatura que mostró “Dinamita” Márquez a sus 39 años para el choque versus el “Pacman” desató innumerables críticas, principalmente de Freddie Roach, sobre lo que había acontecido en el campamento del azteca.

“Siempre combiné varias cosas, por ejemplo una sustancia llamada actovison (que provoca aumento de irrigación sanguínea y no es detectable por las pruebas convencionales), dijo Heredia al sitio “MileHighSports.com.

“También otras sustancias de crecimiento y la EPO, que aumenta el número de células rojas de la sangre y por lo tanto el transporte de oxígeno, que es la clave para la recuperación rápida, mantener la carga en un nivel elevado y lograr un rendimiento constante”, añadió Heredia.

Recientemente Heredia negó que hubiera asistido a Brandon “Bam Bam” Ríos para la revancha que perdió por unanimidad ante Mike Alvarado el 30 de marzo en Las Vegas.

“No, yo no he trabajado con Ríos”, afirmó Heredia, de acuerdo con el sitio “MileHighSports. “Eso no es verdad”.

Pero sus palabras fueron refutadas por Ríos al propio sitio de Internet: “Estoy trabajando con Angel (Heredia) porque me ayuda con la fortaleza y el acondicionamiento. Me siento mucho más fuerte con el trabajo que hemos hecho”.

Y como nuevamente Heredia aparece en el firmamento de Ríos para el pleito que sostendrá versus Pacquiao el 23 de noviembre en la Cotai Arena, del Venetian Resort, de Macao, China, el astro tagalo exigió que para la reyerta se establezcan controles antidoping por la V.A.D.A (Asociación Voluntaria Antidopaje de Estados Unidos).

“Mi forma de entrenar a los deportistas es diferente a lo que usualmente hacen otros”, expresó Heredia. “Lo único que lamento es que haya personas ignorantes como Freddie Roach que no comprenden los inevitables cambios hormonales en los deportistas”.

Después de sus antecedentes, ¿merecen las declaraciones de Heredia el margen de la duda? ¿Es “Memo” un pulcro entrenador, o su carrera lo acerca más a un meticuloso zar de las drogas? No sé a Ud. amigo lector, pero a mi sus métodos me huelen a hiel.

Comenta sobre este articulo