Chocolatito pikmayo292013Hay un peleador que sigue sin poder alcanzar la cima, tal vez porque llegó tarde a la división de peso minimosca o quizá porque por su calidad opaca al resto de los peleadores que se encuentran militando en la misma.

Estamos hablando del “Súper” campeón mundial minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el nicaragüense Román “Chocolatito” González, quien contiende prácticamente solo en el peso minimosca, al estar varios escalones por encima del resto de la competencia.

El pasado sábado destruyó por nocaut técnico en cinco rounds al calador colombiano Ronald “El Indio” Barrera, un boxeador que por su indisciplina no logró despuntar en su carrera y en cambio terminó siendo la opción más viable para los campeones que quieren hacer una defensa voluntaria sin tomar riesgos.

González trata de mantenerse activo, luego de estar cinco meses esperando por el conteniente obligatorio a su corona, el campeón mundial regular minimosca del mismo organismo, el japonés Kazuto Ioka.

El púgil japonés tiene chances de hacer un papel digno frente a González, pero ya en combate su camino será el de caer derrotado de la misma forma que los treintaicinco pugilistas a los que el “Chocolatito” doblegó.

Es probable que esa sea la razón por la cual la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) tiene detenida la subasta para el pleito entre González y Ioka, que estaba supuesta a realizarse el 18 de febrero pasado en Panamá, y en cambio ha optado por dejar que cada peleador siga su camino lejos del otro.

Los representantes de González han hecho fuertes alianzas con el promotor japonés Akihiko Honda (Teiken Promotion) y con las transnacionales Promociones Zanfer y Top Rank, sin embargo ya no hay rivales atractivos en peso minimosca.

Con púgiles como Brian Viloria, Juan Estrada, Giovanni Segura, Edgar Sosa, Moruti Mthalane, Juan Carlos Reveco y Hernán Márquez, que se encuentran actualmente militando en el peso mosca, tal vez el próximo paso para González debería ser el de abandonar las 108 libras (peso minimosca) y ascender de división para conseguir un emparejamiento ante alguno de los anteriores.

Cualquiera de los antes citados pondría al “Chocolatito” al límite de sus capacidades, ayudándole a conseguir el empuje que tanto le hace falta en esta etapa de su carrera.

Es hora de que Román González vaya en busca de mejores retos, que el tiempo pasa y no debería estancarse por más tiempo.

Crédito Fotos: Jeff Bottari, Getty Images

Comenta sobre este articulo