Elkingrosado pik2ago262013Es evidente que llegó tarde al boxeo. Quizás perdió un tiempo precioso estibando cargas para afamados almacenes estadounidenses, pero cuando se encaramó en un cuadrilátero Gabriel “El King” Rosado (21-6-0, 13 KO's) llamó la atención de promotores, entrenadores y expertos con su espigada estatura, su atlética fisionomía, la fortaleza de sus golpes y sus movimientos sobre el encerado.

Más de un conocedor instuyó talento para el pugilismo en este peso mediano de seis pies de estatura, nacido el 14 de enero de 1986 en Philadelphia en el seno de una familia de raíces puertorriqueñas. Para una gran mayoría, con un buen guía en el terreno promocional y un preparador de experiencia al “King” Rosado le bastaba para llegar lejos en el boxeo profesional.

Fue una promesa desde que hizo su debut. Y aún sigue siendolo, aunque a muchos ya les cuesta trabajo considerarle así, con 27 años cumplidos y un historial que incluye alguna que otra oportunidad que no fructificó, como la que tuvo contra el kazajo Guennadi Golovkin, el 19 de enero de 2013 en el Madison Square Garden, de Nueva York, con los títulos mundiales de peso mediano de la Asociación Mundial (AMB) y la Organización Internacional de Boxeo (OIB) en juego.

Elkingrosado pik1ago262013

Golovkin, uno de los “intocables' del momento, no la tuvo fácil ante el “King” Rosado en su debut en suelo estadounidense, aunque a la postre el kazajo obtuvo una inobjetable victoria por nocaut técnico en el séptimo asalto de un combate pactado a 12 rondas.

La “estampa” de Gabriel y algunos golpes precisos, así como su capacidad para asimilar por un buen rato la demoledora dinamita que carga Golovkin en sus manos, le hicieron merecedor de favorables comentarios de los analistas, entre quienes más de uno vaticinó nuevas oportunidades para el natural de Philadelphia.

Pero un nuevo traspié, cuestionable porque el veredicto resultó impopular a todas luces, apagó la luz que se proyectaba sobre Gabriel Rosado quien, sin embargo, no renuncia a sus sueños de grandeza en el pugilismo rentado.

El 4 de mayo de 2013, “King” Rosado fue declarado perdedor por una controvertida decisión dividida ante el estadounidense J'Leon Love en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, en una bronca por la vacante faja mediana de Estados Unidos (NABF).

Fue un duro, e inmerecido traspié, pero a la larga “hubo justicia divina”, si de alguna forma puede definirse, pues un análisis antidopaje posterior al pleito reveló que J'Leon Love había ingerido una sustancia prohibida por los reglamentos vigentes (un diurético incluido en la lista “negra” de los fármacos que están disponibles), y por tanto su triunfo sobre Rosado quedó inmediatamente invalidado.

Enterado de la noticia, el “King” fue comedido en sus opiniones: “No hay nada que probar. Todos saben lo que pasó sobre el ring entre J'Leon Love y yo. Quizás hubo alguna complicidad de los jueces en su favor, porque el promotor de él (Love) es un hombre tan influyente como (Floyd) Mayweather. Pero no especulo sobre eso, y su dopaje deja en claro muchas cosas que sólo pueden favorecerme a mí”, subrayó.

A la eterna promesa parece avecinarsele una nueva gran oportunidad. Hay rumores de que podría enfrentar a su compatriota Peter Quillin, un admirador del desaparecido astro cubano Kid Chocolate, quien debe defender su corona mediana de la Organización Mundial (OMB), el 26 de octubre de 2013, en Atlantic City.

Otro que tiene al “King” Rosado en la mirilla, en busca de reverdecer laureles, es el británico Matthew Macklin, noqueado por Golovkin apenas en el tercer asalto, el 29 de junio de 2013, en Connecticut.

Sea como sea, el “King” Rosado no puede desaprovechar “otro cuarto de hora más” en su carrera, si es que quiere dar el salto definitivo y dejar de seguir siendo sólo una “eterna promesa” en el boxeo profesional.

Comenta sobre este articulo