Julio Cesar Ch Jr “La única ceremonia de pesaje en la historia del boxeo, en la cual cuando lo boxeadores suban a pesarse, revelaremos el peso por primera vez. Algo muy singular en el boxeo, así que todo el mundo venga porque ésta no es la forma normal,” dijo Bob Arum, promotor de la empresa Top Rank, durante la conferencia de prensa final de la cartelera Chávez-Vera, que se celebrará este sábado en Carson, California.

Me imagino que con la buena relación que existe entre Bob Arum y Art Pelullo de Banner Promotions, quien dirige la carrera del clasificado mundial Brian Vera, no existe inconveniente en que la pelea contra el ex campeón mundial Julio Cesar Chávez Jr. se realice en el peso que mejor le acomode a este último.

Julio Cesar Ch Jr

Al final Banner Promotions es de los pocos aliados que tiene Top Rank en estos momentos y estratégicamente no le conviene a ninguna de las dos partes poner trabas en este combate, que puede ser uno de muchos que lleguen a celebrar de forma bilateral.

Además de que en el pugilismo siempre se negocia para beneficio de los boxeadores que chocarán en el ring, cuando uno de ellos está presentando problemas de sobrepeso. Ya que al final de cuentas, tanto peleadores como manejadores y promotores son gente del boxeo y tarde que temprano se volverán a encontrar. Es así que las propias Comisiones de Box facilitan este tipo de acciones que violentan los acuerdos contractuales para beneficio del propio deporte.

Lo que causa sorpresa es que Top Rank se someta a los caprichos e intereses de un boxeador, degradando así el papel de una empresa promotora que llegó a tener en sus filas a gente tan brillante como Muhammad Alí, Carlos Monzón, “Sugar” Ray Leonard, Oscar De la Hoya y Floyd Mayweather Jr.

Si bien el nombre y el talento Chávez Jr. pesa, es impresentable que Bob Arum fomente las irresponsabilidades de este muchacho, que claramente los está llevando a una situación que dejará precedentes.

Recordemos que durante la última pelea de su hermano Omar, que se llevó a cabo el pasado 6 de julio en Tepic, México, fue capturado en una fotografía que distribuyó la empresa Promociones Zanfer, en donde exhibía un excesivo sobrepeso.

La pelea contra Vera estaba pactada para celebrarse el 7 de septiembre, pero convenientemente se recorrió la fecha por una lesión en el párpado derecho que Julio sufrió en uno de sus entrenamientos.

Aclaro, no estoy dando a entender que lo de la lesión fue un invento, pues hasta fotografías se presentaron. Solo digo que dado el sobrepeso mostrado, el recorrer la fecha fue muy provechoso.

Del 6 de julio al 28 de septiembre habrán transcurrido exactamente doce semanas, tiempo suficiente como para que el “Junior” marcara sin dificultades el límite de 164 libras, peso en el que originalmente se dio a conocer que estaba pactada la pelea.

Ahora mismo hay muchas contradicciones entre el equipo de Julio Cesar Chávez Jr. Nadie sabe cuál es el peso estipulado en el contrato y dan márgenes que parecen muy absurdos.

El propio Carl Moretti, Vicepresidente de Top Rank, reveló a principios de semana que no estaba enterado de que el peso se hubiera recorrido a 173 libras, límite que se maneja al día de hoy.

“Tenemos planeado dar 170, 171 libras a la hora de subir a la báscula. La pelea está pactada entre 168 y 173 libras porque no es por ningún título. No te puedo decir [en qué peso subirá] pero más o menos por ahí voy a andar,” dijo entre risas Chávez Jr. al periodista Bernardo Osuna.

Solo espero que el ser poco profesional en la dieta no implique que también fue irresponsable en la preparación, porque Brian Vera lo derrotará así suba al ring como un peso completo.

Una pelea con peso por definir. ¿Qué seguirá después?

Crédito Fotos: Top Rank

Comenta sobre este articulo