Todas las cartas están sobre la mesa. Y las apuestas se inclinan por un triunfo del estadounidense Floyd Mayweather Jr. en la revancha contra el argentino Marcos Maidana, el 13 de septiembre en la Sala Garden, del lujoso hotel y casino MGM Grand de Las Vegas.

Para la mayoría, a pesar de sus 37 años, Mayweather Jr. es el favorito, gracias a su mejor boxeo, rapidez de manos y piernas, y sólida defensa, elementos que le han permitido mantener imbatido su récord y lo llevaron hasta la cúspide del pugilismo desde hace varios años.

Sin embargo, el “Chino” Maidana (35-4-0, 31 KOs) ofreció una excelente demostración en el anterior compromiso efectuado el 3 de mayo, e incluso pegó a su antojo a la superestrella, principalmente en los primeros asaltos.

Después, en la segunda mitad del pleito, Mayweather Jr. hizo correcciones en su plan táctico –con mayor énfasis en evitar el combate recostado sobre las sogas- y a partir de ahí, “volando como mariposa y picando como abeja”, sacó la ventaja que le dio el triunfo por decisión mayoritaria – que debió ser unánime-.

Herido en su amor propio por la cantidad de golpes que recibió en el primer pleito en la propia instalación de la Ciudad del Pecado, “Money” Mayweather aceptó darle la revancha a su rival. Y asegura que ahora será mucho más fácil e incluso podría acabar con el peleador sudamericano antes del límite.

MayweatherMaidana k 212092014 dd401

En esta ocasión el invicto Mayweather Jr. (46-0-0, 26 KOs) expondrá los títulos welter de la Asociación Mundial (AMB, que arrebató a Maidana) y el del Consejo Mundial (CMB). Igualmente someterá a prueba el superwelter del CMB.

Aunque nunca ha subestimado a ningún adversario y siempre se prepara con esmero, Mayweather Jr. en cierta medida no valoró en toda su dimensión lo que podía ocurrir en el duelo anterior contra Maydana.

MayweatherMaidana k12092014 853da

Con la experiencia de aquella riña y evitando dejar dudas, Mayweather intensificó su preparación, porque apreció que Maidana es un rival incómodo que busca neutralizar su rapidez a cualquier precio y lo hace mediante entradas poco ortodoxas y con golpes que bordean lo ilegal y por momentos sobrepasan la barrera de lo permisible.

Inteligente para el boxeo –aunque afirman que casi no sabe leer-, Mayweather es consciente que debe mantener el control del combate, desplazándose todo el tiempo y contragolpeando con precisión antes que Maidana pueda desembarcar sus poderosos puños.

La repetición del jab de derecha y los movimientos de torso deben ser sus armas para evitar ser arrinconado por Maidana en esta segunda confrontación, aunque tendrá dificultades para lograrlo, pues el sudamericano es una máquina de constante ataque que no cejará en su empeño de convertirse en el primer hombre que lo derrote.

Sin ser un fiel reflejo de lo acontecido sobre el ring, Maidana afirma que ganó el choque anterior. Igualmente, que en esta ocasión lo hará de forma más convincente para que no existan dudas.
El gladiador argentino y hasta sus propios allegados reconocieron que Maidana disminuyó el ritmo y la intensidad del combate a partir del sexto capítulo. Lo atribuyen a una deficiente preparación física en el plan de Alex Ariza, quien fue despedido posterior a aquella reyerta.

Ahora el veterano mexicano Raúl Robles ha sido el encargado del acondicionamiento de Maidana, quien sostiene que posee mayor fortaleza, conoce a la perfección las tretas de su adversario y tuvo un campamento más extenso y riguroso.

“Me preparé durante nueve semanas y no cuatro o cinco, como en la pelea anterior”, dijo Maidana, quien conectó 125 golpes en los primeros cinco asaltos, pero en los otros siete disminuyó a 95, como prueba de que estaba ligeramente agotado y que Mayweather Jr. resultó más elusivo a sus impactos.

Maidana no tuvo reparos en aceptar que tiene que ser “más consistente durante todos los rounds” y tratar de llevar a Mayweather Jr. a su ritmo. Pero, por sobre todo, tirar muchos golpes para obtener una clara victoria.

Otro aspecto en el que Maidana debe enfatizar es que sus golpes lleguen desde la media distancia y no en el cuerpo a cuerpo, para que tengan superior recorrido y mayor potencia, lo que puede provocar un triunfo por la vía del cloroformo.

Los simpatizantes del argentino -e igualmente los integrantes de su campamento- enfatizan que Mayweather dio muestras de declive en el duelo anterior y que este 13 de septiembre caerá su invicto.

Pero aunque a ratos Mayweather Jr. no ofreció su mejor demostración –como lo hizo versus Saúl “Canelo” Álvarez ocho meses antes-, tampoco defraudó e hizo el cierre al que tiene acostumbrado a sus fanáticos.

Con dos estilos completamente opuestos, el combate lo ganará, como siempre ocurre en el boxeo, el que logre imponer su plan táctico y conectar los mejores golpes. Y a pesar de las expresiones triunfalistas de Maidana, estimo que todavía Mayweather Jr. tiene suficientes cualidades para salir con el brazo en alto.

El mexicano Robert García, entrenador del argentino, está convencido de que su pupilo puede aspirar a la victoria por cualquier vía. Y eso, indiscutiblemente, puede ocurrir mientras los dos gladiadores se encuentren sobre el cuadrilátero.

Pero objetivamente, a Maidana le será muy difícil imponerse si la reyerta se extiende hasta los 12 asaltos.
¿Le llegó la hora a Mayweather Jr.? Yo no lo creo. ¿Y Ud., querido lector?

Comenta sobre este articulo