Uno de los principales males que durante décadas ha atentado en contra de la credibilidad del boxeo profesional es la excesiva comercialización que los organismos reconocidos como mundiales mantienen sobre los campeonatos que controlan. Comercialización voraz que ha llevado a estos mismos organismos a fraccionar sus campeonatos para multiplicar las ganancias que año con año llevan a sus arcas por concepto de cuotas de sanción.

La Asociación Mundial de Boxeo (AMB) puede llegar a tener simultáneamente a cuatro monarcas del mundo en un mismo peso, justificándose con la vigencia en sus reglamentos de figuras como “Súper Campeón”, “Campeón Unificado”, “Campeón Regular” y Campeón Interino”. Rebajando así el valor de cada cinturón a una cuarta parte “de su versión” del campeonato del mundo.

La cumbres que los dirigentes de la AMB, del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) celebraron recientemente en México, arrojaron como resultado la creación der un “Súper Campeón” que represente a los tres entes y con ello aportar algo “positivo” a un deporte que exige la vigencia de un sólo soberano en cada división de peso (existen 17 divisiones).

Klitschko k28012015 764ec

Le expongo esta problemática para llevarlo a usted a reflexionar sobre la situación por la que atraviesa en estos momentos la división de peso completo, en la que el monarca de la AMB, de la FIB y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) el ucraniano Wladimir Klitschko busca por todos los medios lícitos unificar sus cinturones con el del CMB y de esa forma convertirse en “Campeón Absoluto” de los pesados.

Desde que existen más de dos versiones del campeonato del mundo, sólo el pugilista estadounidense “Iron” Mike Tyson pudo capturar todos los cinturones disponibles y con ello ser reconocido como “Campeón Absoluto” de la división pesada. Hecho que ocurrió un 1 de agosto de 1987 cuando unificó los fajines de la AMB, del CMB y de la FIB (la OMB todavía no existía) derrotando por decisión en doce rounds a su compatriota Tony Tucker.

Acabando con el resto de los monarcas de su peso, Mike Tyson unió los eslabones de una cadena que se había roto en marzo de 1978, cuando el último “Campeón Absoluto”, Leon Spinks, fue despojado de la correa del Consejo por negarse a defenderla contra el contendiente obligatorio Ken Norton y preferir darle la revancha a Muhammad Ali, a quien había destronado meses atrás.

El finado José Sulaimán, quien ya fungía como Presidente del CMB, lo anunció en una conferencia de prensa, añadiendo que: “siempre deja un sabor amargo en la boca el destronar a un campeón, pero el boxeo como todo deporte debe regirse por las leyes y regulaciones que están por encima de los intereses comerciales”.

Cabe añadir que Norton, al igual que Lennox Lewis y Larry Holmes en algún momento de sus carreras, pasaría a convertirse en campeones del mundo sin haberse ganado tal distinción arriba de un ring.

Pero el despojo a Spinks no es el antecedente más remoto de la partición en varias fracciones del campeonato de los pesados. Los intereses mezquinos que pululan en el boxeo llevaron a la Asociación a desconocer en diciembre de 1964 a Muhammad Ali (entonces Cassius Clay) como monarca de los pesados, por preferir enfrentar en revancha a Sonny Liston en lugar de a Ernie Terrell, contendiente obligatorio que a la postre se convertiría en campeón AMB ganando el cinto de forma vacante.

Dos años más tarde en el Astrodome de Houston, Texas, Cassius Clay volvería a unir los dos trozos del campeonato derrotando por decisión en quince rounds a Terrell.

Sin embargo, el título mundial de los pesados volvió a desgajarse cuando en 1967 la Asociación Mundial de Boxeo y la Comisión de Boxeo del Estado de Nueva York desconocieron a Clay como su campeón por considerarlo un desertor, al éste negarse a ser reclutado por la Armada de Estados Unidos, que pretendía enviarlo a combatir al frente en la Guerra de Vietnam.

Con el auspicio de la cadena de televisión ABC, la Asociación comenzó un torneo de eliminación para encontrar al nuevo monarca de los pesados. Pero al mismo tiempo los promotores del Madison Square Garden (MSG), apoyándose de las Comisiones de Nueva York, Illinois, Maine y Massachusetts, que no estaban afiliadas a la AMB, dieron vida a su propia versión del campeonato de los pesados, mismo que recaería en las manos del ganador del choque entre Joe Frazier y Buster Mattis.

El 4 de marzo de 1968 Joe Frazier se proclamaría campeón del Madison Square Garden noqueando en 11 rounds a Mattis y el día 27 del mismo mes Jimmy Ellis ganaría el campeonato de la televisión imponiéndose por decisión mayoritaria en quince rounds a Jerry Quarry.

MohammedAli k28012015 dee11

El Consejo Mundial de Boxeo, que para ese momento seguía reconociendo al ahora Muhammad Alí como soberano de los completos, anunció que si los “campeones” Joe Frazier y Jimmy Ellis se enfrentaban entre sí, reconocería al ganador como su monarca.

El 16 de febrero de 1970 en el MSG, “Smokin” Joe Frazier unificó las tres versiones del campeonato, aplastando a Jimmy Ellis en cuatro rounds. Pero Alí, el anterior campeón, no había perdido su corona en un tinglado. Lo que llevó a fanáticos a cuestionarse sí Joe Frazier debía ser considerado el verdadero campeón del mundo.

Un periodista se lo preguntó mientras bajaba del ring y Frazier muy molesto le respondió: “¿Por qué crees que estaba peleando allá arriba?”

La proliferación de organismos mundiales que inició en los 80's, motivó a los directivos de la revista The Ring a idear una alternativa para acabar con la confusión que esto creaba en los aficionados, quienes ya no podían memorizar los nombres de los campeones reinantes.

Proclamaron entonces a un “Campeón Lineal” por división independientemente del título o los títulos que ostentara. Y fue de esa forma como el linaje de campeones mundiales, que tomó su cauce cuando el 8 de marzo de 1971 Joe Frazier venció a Muhammad Alí, gracias a la revista mantuvo su trayecto sin inconvenientes hasta el retiro en 2004 del británico Lennox “The Lion” Lewis.

El linaje de campeones se rompió cuando Lewis se retiró del boxeo. Pero eso ya había ocurrido en el pasado y la línea siempre retomó su curso con otro monarca; es así que The Ring reconoció como nuevo “Campeón Lineal” al ucraniano Vitali Klitchko, cuando el 25 de marzo de 2004 noqueó técnicamente en ocho rounds al australiano Corrie Sanders.

VitaliKlitschko 1k28012015 55bcb

En 2005, un retiro forzado de Vitali provocó que por tres años el título de The Ring quedara vacante, hasta que su hermano menor Wladimir Klitchko lo ganó en el ensogado venciendo un 23 de febrero de 2008 al ruso Sultain Ibrahimov, en pelea donde se unificaron las correas pesadas de la FIB y de la OMB.

Vitali regresó del retiro el 11 de octubre de 2008 y lo hizo recuperando el campeonato mundial del CMB que entonces poseía el nigeriano Samuel Peter. Y posteriormente Wladimir capturaría el restante, el de la AMB.

Durante cinco años los hermanos Klitschko gobernaron simultáneamente la división de peso completo y con su superioridad manifiesta mantuvieron las cuatro versiones del campeonato más importante en el boxeo profesional lejos del alcance de todos sus competidores.

Lennox Lewis sugirió que los dos hermanos debían enfrentarse para que finalmente la división de peso completo tuviera a un “Campeón Absoluto”. Pero desgraciadamente hasta el retiro o hasta la derrota de alguno de los Klitschko, esa posibilidad jamás ocurriría.

“En el boxeo solo hay un rey, un número uno, un campeón, el rey de la colina […] de pronto dos hermanos comparten el título y eso lo devalúa hasta cierto punto, porque todos quieren a un solo campeón,” declaró Lewis a los creadores de un documental que narra la vida de los Klitschko.

Pero ningún reinado dura para siempre y el segundo retiro de Vitali, el cual ocurrió en diciembre de 2013, tiene en la actualidad al estadounidense Deontay “Bronce Bomber” Wilder como nuevo monarca del Consejo. Y pareciera que las ambiciones de Wladimir, de unificar las cuatro versiones del campeonato del mundo, están más cerca que nunca.

DeontayWilder k28012015 28e75

Desgraciadamente la carrera de Deontay Wilder es controlada por el “asesor” Al Haymon, un personaje muy oscuro cuya política consiste en “asegurarse de que sus peleadores siempre ganen”. Y Haymon sabe que por ahora Wilder está muy lejos del nivel que se requiere para destronar a Klitschko, por lo que difícilmente la unificación de los cuatro cinturones vaya ocurrir en un futuro cercano.

¿Qué tan factible es tener a un “Campeón absoluto” en el Boxeo?

El propósito del “Triunvirato” conformado por la AMB, el CMB y la FIB es el de encontrar a un “Súper Campeón” que represente a los tres organismos. Un “Súper Campeón” del que todavía no han divulgado si tendrá que pagar a cada organismo que conforma el “Triunvirato” sanciones antes de impuestos por ganar o exponer la categoría de “Súper Campeón”.

También han externado que desean anexar a la OMB al bloque recién se ha conformado, para que de esa forma se unifiquen las cuatro versiones del campeonato del mundo que existen en cada división.

Imaginen si prosperara tal iniciativa, todo boxeador que contienda por el “Súper Campeonato” probablemente tendría que desembolsar del 9% al 12% de sus ganancias brutas por concepto de sanción (si tomamos en cuenta que a cada organismo hay que entregarle entre el 2% y el 3% del sueldo antes de impuestos), luego de eso pagar al fisco más del 30% del total y de lo que le sobra restarle el 33% que le corresponde al mánager, más gastos de entrenamiento, que pueden llegar a ser muy elevados. Y si el boxeador se convierte en campeón por primera vez, tendría que cubrir el costo de los cuatro cinturones, ¿Con qué porcentaje del sueldo se vendría quedando?

Deportivamente es sano tener a un “Campeón Absoluto” por división de peso, ¿Pero económicamente? Desearía que eso nos lo dejaran saber los entes que conforman este “Triunvirato”. Y aclaro, la iniciativa es buena, solo habría que cuidar que los mecanismos no sangraran más las ya de por sí mermadas ganancias que obtiene el boxeador por exponer el físico en cada pelea.

Un tema para reflexionar.

Comenta sobre este articulo