EmmanuelPollo k19062015 7556cSiempre que usted lea un material escrito por este redactor, en donde se hable de la carrera de algún prospecto, contendiente o campeón joven, verá que permanentemente se estará ahondando en la importancia de un buen desarrollo como peleador. Porque más allá de las cualidades mostradas en el ring y el contraste entre victorias y derrotas, son las bases que cimentó desde sus primeros combates las que nos dirán qué tan sólido es como boxeador.

De nada servirá tener un record perfecto si no te has topado con rivales que te exijan y te hagan sacar lo mejor de ti. De nada te servirá que la empresa que te promueve te mantenga activo en peleas de corte internacional con transmisión por televisión si las mismas son pactadas para el lucimiento. De nada te servirá que tu carrera se haya construido en forma artificial si como boxeador sigues siendo poca cosa.

Probablemente ese sistema de desarrollo pueda hacerte ganar cinturones, pero jamás te convertirá en un verdadero campeón o en un sólido pugilista.

A qué viene toda esta introducción? A que este sábado el campeón interino súper pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el mexicano Emanuel “Pollo” López estará exponiendo por primera vez su condición de monarca en su natal Comitán, Chiapas, ante el panameño Rolando Giono.

Emanuel López se convirtió en campeón del mundo el 21 de marzo en Tapachula, Chiapas, noqueando técnicamente en nueve rounds al colombiano Carlos Padilla, en el evento estelar de un Festival K.O. a las Drogas que Promociones Zanfer presentó en asociación con la AMB.

López llegó a esa justa con un modesto record de 17 victorias, 4 derrotas y 1 empate, con 6 nocauts, y es probable que se le dio la oportunidad en reciprocidad con el Gobierno del Estado de Chiapas, que ha fungido como fiel patrocinador de Promociones Zanfer, empresa con sede en Tijuana.

Fácilmente usted podría mencionar a diez peleadores mexicanos que militan en la división de peso súper pluma que aún no son campeones y que poseen mejor palmarés que el “Pollo” López. Sin embargo, a él se le dio la oportunidad y la supo aprovechar.

Casos recientes como los de Francisco “Chihuas” Rodr?guez y Javier “Cobra” Mendoza, j?venes cuyos records no nos dec?an nada y que fuera de su lugar de residencia eran pr?cticamente unos desconocidos, respondieron con creces a la oportunidad que su promotora les dio y se convirtieron en s?lidos combatientes, además de monarcas del orbe.

López podría ser un caso distinto, ya que antes de contender por un título del mundo él había protagonizado importantes batallas ante gente experimentada como Cristóbal “Lacandón” Cruz y Adalberto “Terrible” Borquez y se batió con buenos prospectos como Sergio “Dandy” Puente, Eduardo “Lalo” Torres y José “Chon” Zepeda.

Su caso es más semejante al del guasavense Mario “Dragoncito” Rodríguez, quien con pocos combates profesionales, el 14 de agosto de 2010 le dio una gran batalla al entonces campeón paja de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) el filipino Donnie Nietes.

Rodríguez poseía un record engañoso, ya que a pesar de tener varias derrotas y empates, estas reyertas habían sido ante pugilistas que en su momento representaron verdaderos retos para el púgil guasavense.

Su historia no terminó con un enfrentamiento con el campeón, él logró aprovechar el empuje que significó ser contendiente al título del mundo y traspasó la barrera que mantiene a la gran mayoría de los boxeadores en el anonimato.

Una parte de su éxito se la debe al desarrollo que tuvo como peleador, porque cuando llegó a las ligas mayores lo hizo con una carrera bien cimentada. Es por eso que no fue sorpresa para nadie que con el tiempo se convirtiera en campeón del mundo.

Es posible que Emanuel López pertenezca a esa misma clase. Si bien la corona que ostenta sólo significa un tercio de las que la Asociación tiene a disponibles en el peso súper pluma, es un cinturón y como tal le vale para ser reconocido como monarca.

Tiempo al tiempo.

Comenta sobre este articulo